miércoles, 15 de febrero de 2017

Eguzki denuncia al PNV por apoyar el fracking y la extracción de gas

Eguzki exige al PNV que sea coherente, y diga públicamente en todos los medios y ámbitos que no esta en contra del fracking, o bien, que oiga el clamor popular y disuelva SHESA, retire el proyecto Armentia 2 y cuantos se tramiten de fracking o extracción de gas en la CAPV.
Todos los grupos de la oposición, menos el PNV, que se ha abstenido, han votado este martes 14 de febrero a favor de una proposición no de ley planteada por el Grupo Socialista en la Comisión de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente del Congreso de los Diputados para instar al Gobierno a “prohibir el fracking en todo el Estado”, por los riesgos que supone para el medio ambiente y para las personas.
Así, con 22 votos a favor, los 14 en contra del Partido Popular y la abstención del PNV, la iniciativa buscaba realizar los cambios legislativos necesarios para prohibir el empleo de las técnicas de fractura hidráulica, también conocida como ‘fracking’. La excusa del PNV es irrisoria, pues alega que la prohibición es estatal por encima de las competencias autonómicas, cuando el marco actual y autorizante es el que dicta dicha votación y capacidad legislativa.
Y van.. una tras otra el PNV y el Gobierno vasco decía que no habrá fracking pero la realidad muestra con hechos su engaño. Como sucedió el 7/7/2016 en el que recibíamos la noticia que "no habrá fracking" tras el titular ofrecido por Arantxa Tapia, se evidenciaba que era sólo cara a la galería, sin compromisos ni renuncia a los permisos ni rotura del acuerdo con las empresas de EEUU.
Antes se le coge al mentiroso que al cojo y la realidad se muestra mediante hechos, sin titulares ni engaños. Según la votación de ayer, el PNV no esta en contra del fracking.
La fractura hidráulica o fracking es considerada como una amenaza para la salud, el medio ambiente y la economía.
El fracking es un término anglosajón creado para referirse a la técnica de fracturación hidráulica destinada a la extracción de gas no convencional. Consiste en la extracción de gas natural mediante la fracturación de la roca madre (pizarras y esquistos). Para extraer el gas atrapado en la roca se utiliza una técnica de perforación mixta: en primer lugar se perfora entre 3 y 4 Km. en vertical y después se perfora varios kilómetros en horizontal ( de 2 a 5 Km.). Entonces se inyecta agua con arena (98%) y una serie de aditivos químicos altamente contaminantes y nocivos (2%) a gran presión. Esto hace que la roca se fracture y el gas se libera y asciende a la superficie a través del pozo. El proceso se repite a lo largo de la veta de roca rica en gas. Parte de la mezcla inyectada vuelve a la superficie (entre un 15 y un 85 %) y una gran parte, cerca del 50 % de media queda inyectada en la tierra.
Mediante las experiencias acumuladas en EEUU y numerosos informes técnicos, entre ellos uno realizado por el Parlamento Europeo, se ha demostrado que el fracking comporta graves e irreversibles riesgos de contaminación de acuíferos y aguas superficiales, que provoca seísmos, contaminación atmosférica, contaminación de tierras, gran impacto paisajístico en superficie debido al montaje de las plataformas de extracción y se constata que existen graves peligros para la salud humana, el medio ambiente, la industria agroalimentaria y el sector turístico, afectando negativamente al bienestar de las personas y al desarrollo económico.
Estos riesgos se dan con otras técnicas sin fractura como en el caso del pozo Armentia 2, en tramitación, con los mismos peligros e irreversibles de contaminación del acuífero de Subijana y aguas superficiales, gran impacto paisajístico en superficie debido al montaje de las plataformas de extracción más continuadas que las anunciadas con fracturas para obtener el mismo gas.
Además, el fracking, al igual que la extracción del gas con técnica parecida sin fractura, está considerado como actividad de dudosa rentabilidad y su rendimiento económico responde más a maniobras especulativas dentro del stock bursátil de la energía que a la búsqueda de una solución real a la crisis energética y económica que sufren los ciudadanos.
Y es que el EVE (entidad pública en manos del Gobierno Vasco, ha venido autorizando los sondeos previos y aporta capital (Hidrocarburos de Euskadi) para la exploración de lo que dicen descartar, fracking y ahora bajo la denominación de “convencional”. La existencia de la empresa pública Sociedad de Hidrocarburos de Euskadi (SHESA) que tiene como objetivo la exploración de combustibles fósiles no tiene sentido en un contexto de sostenibilidad energética. Nueva verborrea sin coherencia ni respeto medioambiental.
Por estos motivos, Eguzki, consideran que dicha técnica del fracking y la extracción supuestamente convencional de Armentia 2, nada respetuosa con el acuífero, el medio natural, peligrosa y basada en los combustibles fósiles, debería ser prohibida o paralizados todos los proyectos.
Los informes técnicos de la propia Diputación foral de Alava y del Ayuntamiento evidencian la falta de garantías y estos riesgos, por lo que se desaconseja su continuidad, pero la voluntad política del Gobierno Vasco se impone al medio ambiente.
En este caso, es el PNV con su decisión y capacidad mediante el Gobierno Vasco- EVE y SHESA, junto con el Gobierno Español que tramita el permiso de Armentia 2, el que está incurriendo en una grave irresponsabilidad al promover y permitir que se produzca la explotación de gas, pasando por encima de la voluntad de las personas, del medio ambiente y del modelo social y energético necesario.
Por todas estas razones el clamor popular es creciente y cada vez son más las voces que se unen para decir juntas: no al fracking y no a la extracción de gas en Armentia 2.
Eguzki exige al PNV que sea coherente, y diga públicamente en todos los medios y ámbitos que no esta en contra del fracking, o bien, que oiga el clamor popular y disuelva SHESA, retire el proyecto Armentia 2 y cuantos se tramiten de fracking o extracción de gas en la CAPV.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada